Robert Garcia interview: Transcript and raw audio recording

08/31/2022 - No comments

By IZQUIERDAZO: Robert Garcia granted an interview to ES NEWS trying to clarify some of the quotes he gave to IZQUIERDAZO, arguing that he was mistranslated in several quotes of our original interview with him.

We stand by our reporting and our translation. We are enclosing a full raw transcript of our interview in Spanish to verify the quotes.

YouTube video

Pregunta: Platícanos un poquito en términos generales de lo que fue la experiencia con Anthony Joshua. En términos generales, ¿qué puedes decir de la pelea? ¿cómo apreciaste tú en términos generales?

0:22

Robert García: El trabajo que hicimos en el gimnasio y cómo iba la pelea, en realidad yo pienso que el muchacho Anthony Joshua estaba haciendo lo que entrenamos, para lo que entrenamos. Estaba usando bien sus golpes de distancia el jab, el alcance.

Me hubiera gustado un poquito más solido el jab. A veces lo usaba solamente para tentar, para mantenerlo a la distancia. Muchas oportunidades donde el jab hubiera sido un poquito más sólido, pero no fue de esa manera. Yo pienso que aún así íbamos bien. La pelea iba bien hasta el round número 10 que fue lo que cambió la pelea. Los últimos tres rounds son los que nos cambian la pelea. Hasta el 9 que casi estuvimos a punto de ganar, hasta por KO quizá. Hasta el 9, la pelea, a como la llevaban los jueces, íbamos ganando. Se decidió en los últimos rounds. Obviamente, Usyk es un gran peleador, con tremendo corazón, que supo terminar fuerte, como lo hacen los campeones.

P: Ahora que pasaron cinco días, más o menos, desde esa pelea ya con cabeza fría después de meditarlo y de varias cosas, Robert. ¿Qué crees que le faltó a Anthony Joshua para ganar esta pelea?

2:00

RG: No nomás a Anthony, también a mí. Como yo lo estuve entrenando, tengo que pensar qué me faltó a mí. Yo soy un entrenador, una persona que no me gusta perder. Es lo bueno que sigo trabajando. Llegué el lunes y estoy en otras peleas que tengo mañana. Me la paso ocupado, Pero como te digo, yo pienso que íbamos bien en la pelea hasta los nueve asaltos. Pienso que como la llevaban los jueces, íbamos ganando. Podríamos haber hecho más. El jab me hubiera gustado un poquito más sólido, en vez de estar solo tocando, tirarlo un poco más sólido. El recto de derecha, él tiene mucho alcance. El jab con derecha, el 1-2 me hubiera gustado un poquito más seguido. Pero también hubiera empezado un poco más temprano. En el 9 apretamos y casi cerramos la pelea. Si hubiéramos empezado a golpear al cuerpo y poner un poquito más de presión unos 2 o 3 rounds antes, entonces quizá hubiera sido resultados diferentes.

P: Como bien lo dices, incluso hasta parecía que podía ganar hasta por nocaut.  En algún momento que él llegaba a su esquina, las indicaciones que le dabas iban en torno a eso,  de que “ya estás muy cerca, ya estás a punto de noquearlo, vamos, te falta esto o lo otro”. Pero, ¿te sentías tú con esa seguridad de que podía ganar?

3:40

RG: ¡Sí, claro! Ahí en la esquina, durante el round numero nueve, todos, yo y los muchachos decíamos “ya la hicimos, ya tenemos la pelea”. Pero nunca es hasta que suena la última campanada, porque en vez de salir dominando o vencido, Usyk salió en el 10 más fuerte que nada y fue lo que cambió la pelea.

Incluso lo mismo que yo he pensado, el peleador de nosotros, Anthony Joshua, fue el que se venció mentalmente, porque se tuvo que haber cansado en el 9, porque tiró muchos golpes y casi lo terminó. Y como decíamos, se pudo haber vaciado como decimos en México, se vació. Pero también mucho es mentalmente, porque Usyk sí pudo salir al 10 con más fuerza, con más ánimo, más ganas. Fue porque mentalmente Usyk dijo “no, este no me domina y voy a salir adelante, voy a salir más fuerte”. Y la mente de Anthony, creo que fue un poquito más débil. En vez de salir con más fuerza, lo dominó la mente y lo cansado.

P: En esta cuestión que nos platicas, en lo mental, por ejemplo, Usyk viene de todo lo que sabemos que está pasando en su país. Estuvo ahí en la guerra, venía con esa carga, con toda esa emoción, de salir. Anthony Joshua, quizás no, pero también venía con toda esa mentalidad de recuperar esos títulos, de vengar esa derrota. Mentalmente, ¿cómo juega con los boxeadores este tipo de cosas? Y creo que al final, sí, como tú dices, el que resultó más afectado fue Anthony.

5:36

RG: Todo depende de cada peleador. En esta pelea, creo que Usyk fue más fuerte mentalmente. Yo creo fue más fuerte, pues al estar a punto de ser noqueado, en vez de doblegarse. En vez de en su mente caerse, se levantó. Y levantó su mente. Y sacó más ganas de salir con la victoria. Cada peleador es diferente y eso fue en lo que dominó, fue su mentalidad, sus ganas, su deseo de demostrar a su país porque no se debe dejar vencer, por más mal que andaba en el 9, el quiso enseñarle a su país y todo lo que está pasando su país, fue un ejemplo grandísimo. Fue mentalmente lo que hizo el cambio de pelea y lo que le hizo ganar a él, su mente.

P: Después de lo que nos platicas, después del round 9, dices que todo cambia. Cuando pasa el 10, cuando pasa el 11, solamente tú tienes esas dos oportunidades, quizás para hacer despertar, o para hacer reaccionar a Joshua. ¿Qué le dices de lo que tú estás viendo en el ring, para tratar de que despierte, de que reaccione y de que al final trate de ganar esa pelea?

6:55

RG: Ya me ha pasado en experiencias anteriores, en peleas anteriores, donde ya se mira que el boxeador está vencido mentalmente, y físicamente ya agotado, mentalmente ya derrotado. Entonces ahí, por más instrucciones que uno le dé al peleador ya no te las va a escuchar, ya no te las va a querer hacer, porque él ya en su mente no puede. En esos casos, lo que hicimos con Anthony y lo que hecho con otros peleadores, es levantarlos positiva, o más bien recordarles cosas, ya no instrucciones de cómo ganar, porque él no te va a hacer caso. Tienes que levantarle el ánimo con palabras a veces de la familia, los hijos, tu país. Levantarles el ánimo de una manera, no en instrucciones porque el peleador ya está dominado mentalmente, entonces ya no te va hacer caso a las instrucciones. Ahí ya es moralmente levantarle el ánimo con palabras de la familia, del país, cosas de esa manera.

P: Insisto un poquito, pero al final, después de que analizas todo de esos últimos rounds, en el 12 ¿todavía tú creías que había alguna opción de ganar? ¿o ya lo veías muy vencido? ¿ya no dabas tú esa posibilidad, Robert?

8:28

RG: Mira, ya estaba vencido, en realidad, desde el 10 y el 11. El 10 fue un round muy grande para Usyk, así que eso cambió toda la pelea. Mentalmente ya estábamos vencidos. Pero todavía está la suerte de que conecte un buen golpe ó algo, porque en realidad pega muy fuerte Anthony. Y un golpe puede cambiar la pelea, es lo que estábamos esperando, a ver si un golpe o algo, porque estaba ya dominado mentalmente. Para mí no se dio por vencido, porque todavía luchó hasta el último segundo. Así que él también enseñó que todavía intentó, no se dio por vencido, sino no hubiera salido de la esquina, se hubiera dejado caer y ya no se para. Con un peleador, a veces así llega a pasar. Pero, él lo intento, pero ya su cuerpo y su mente ya dominada, ya no le puedo dar el resultado que esperábamos. Aún así, en ese último round estábamos luchando por levantarlo moralmente, para que sacara esas ganas, porque una pelea se acaba de un solo golpe. Así que teníamos todavía esa oportunidad de a ver si llega ese golpe, que ha he llegado a pasar en otras peleas.

P: Al final, obvio, el resultado adverso, no haber logrado el objetivo. Seguramente había cierta molestia, frustración. No sé qué realmente pasaba. La reacción de Joshua en el ring, tira dos cinturones, reconoce al ganador. ¿Platicaste con él? ¿Por qué reaccionó así Anthony Joshua, Robert?

10:14

RG: Al instante, cuando sucedió eso, yo no estaba cerca de él, y no me di cuenta cómo sucedió todo. Cuando agarró los cintos, pensé que era por felicitarlo, que quería entregárselos, porque era el campeón. Pero luego miré que se fue hacia una esquina y los aventó. Ahí sí miré un poquito falta de respeto. Pero también, después en el vestidor que hablamos, y cuando volvió a entrar al ring, y pidió disculpas. Supo que cometió un error, fue desesperación. Yo lo miré, como pensando como una manera, o como alguna excusa para la gente que estaba apoyándolo y todo, como una excusa para que la gente lo entendiera. Porque mencionó mucho que él empezó a los 18 años. Que él no empezó como los otros, que empiezan a los 8 y 10 años, que empezó un poco tarde en el boxeo, que no tuvo mucha experiencia amateur aunque fue medallista olímpico de oro. Que no fue un peleador como los que ahorita que tienen 300 peleas, él tuvo como 60, creo. Todo eso fue algo que él quiso, como para mí, al principio usar como una excusa, como que no estaba queriendo aceptar su derrota. Pero ya hablando con él en el vestidor, entendimos su frustración. Cualquiera pasa por algo así, explotó y actuó de una manera que no debe de haber actuado, pero fue algo que él entendió. En esos mismos momentos entendió, volvió entrar al ring, pidió disculpas y después ya todo terminó bien.

Toledo to host first ever USA Boxing Women’s Championships in July

P: En esos momentos, o después de que ofrece esa disculpa, ya más tranquilo él en el vestidor, ¿tú cómo lo analizas, Robert? ¿cómo estaba él mentalmente después de esta derrota? Ya lo había digerido, ya se había disculpado. ¿Cómo lo veías tú o cómo fue la plática con él?

12:27

 

RG: En ocasiones, estar así en el vestidor cambiándose, sí se le miraba la frustración a ratos. No creía que perdió, él no quería perder, obvio yo lo conozco, no quería perder Y como que todavía estaba un poquito molesto de que perdió, pero luego luego lo tranquilizábamos. Y cuando entró el promotor Eddie Hearn al vestidor, a estar con nosotros un rato, una cosa que me gustó, y creo que hizo lo correcto Anthony, pidió que quería pelear pronto. Él pidió pelear en noviembre, y le dijo Eddie que podía hacérsela una pelea en diciembre, no noviembre, y para mí es mejor diciembre que noviembre. Pero él dijo “Yo quiero pelear lo más pronto posible, porque no quiero terminar como perdedor, quiero regresar pronto para ganar, porque no me gusta perder”. Ahí, fue algo  de un gran guerrero, que me gustó que haya dicho eso, porque por lo regular un peleador con una pelea difícil, quiere descansar 4, 5, 6 meses sin hacer nada, y después empezar a entrenar, pelear 8 o 10 meses después. Pero él dijo “quiero pelear en noviembre”.

P: ¿Esa fue al última vez que lo escuchaste o hablaste con él, o en estos dos últimos días has hablado con Anthony ya que estabas tu acá en Estados Unidos?

 

14:42

RG: Ya que me vine ya no he hablado con él. Ahí en el vestidor fue la última vez que lo miré. Ya cuando me vine el día después de la pelea, que regresaba a Estados Unidos, ya nomas por teléfono fue cómo nos despedimos, pero no fue ya en persona. Pero al ver la reacción, ahí en el vestidor, él entendió que le dolió la derrota quiera regresar pronto, eso es una buena señal. Ya en el teléfono, cuando me despedí me dijo “me voy a preparar para diciembre, para planear un buen campamento”.

Y ya le dije a él y a todo el equipo, que para mí lo más correcto, es que vinieran a California a mi gimnasio a prepararse aquí 8 semanas antes de la pelea. Yo le dije “mientras tú estás entrenando, con seis a ocho semanas es lo único que necesito para un buen campamento. Necesito que estés alrededor de más peleadores, más campeones. Quiero que tengas más peleadores con quien competir, aunque son del mismo gimnasio, pero tienen que competir. Tienes que querer ser mejor que todos, y ellos quieren ser mejor que tú, así que les va a servir a todos”. Ese entrenamiento dónde están compitiendo, no se quieren dejar uno y otro. Y eso es lo que le falta a él también en el gimnasio donde haya más peleadores, donde haya más peleadores campeones del mundo, donde él también quiera ser mejor que ellos. Porque sus campamentos siempre han sido solo, lo hace él solo. No tiene más peleadores con quién entrenar, donde haya ánimo, donde haya sparring, donde haya competencia y pienso que eso le serviría mucho. Les dije que les aconsejo, no es la única manera, que tiene que ser así. Pero les dije, yo soy gente del boxeo y les dije, “creo que es lo que les hace falta, es estar en el gimnasio donde tenga retos, donde tenga competencia, dónde los mismos muchachos y compañeros de él lo empujan a más y más. Y eso ayuda mucho a un peleador”.

P: Tu le comentaste esto, ¿y cuál fue su reacción o respuesta? ¿crees que estaría dispuesto a irse allá a Estados Unidos a prepararse seis, ocho semanas?

17:08

RG: Me encantaría. Todos los demás que están en el equipo, los manejadores, los asistentes, todos están de acuerdo. Yo hablé muy bien con todos ellos, antes de salir y todos están de acuerdo en que sí es lo que ocupa. Y todos me dijeron “vamos a hablar con él, y lo tenemos que convencer porque es lo mejor que puede hacer”. Y al final, él puede tomar una decisión diferente pero eso ya hasta ahora no se ha sabido qué va a decidir. Pero todos estuvieron de acuerdo qué es lo mejor que tiene que hacer, salirse de allá, venirse a California y tener los entrenamientos como yo les explique. Ojalá lo haga, porque ese muchacho está joven todavía, no fue noqueado, no está lastimado. Así que ocupa agarrar, yo pienso que le serviría mucho estar compitiendo con peleadores como los que tengo en mi gimnasio. O sea y que quiera hacer lo que ellos hacen, que no se domine mentalmente a que diga “hoy ya hice suficiente ya acabé”. No, que los otros muchachos le digan “no, falta más, tenemos que terminar, que se empujen el uno al otro”.

P: Ahora que hablas mucho de lo mental, obvio no le pasó a él, pero ha habido otros peleadores que con estas cuestiones mentales, han estado batallando. Algunos para dejar peleas como le pasó a Adrien Broner, como le pasó a Ryan Garcia. Esta situación ahora con Anthony Joshua es diferente, pero al final estamos hablando de problemas mentales que pueden estar atravesando los boxeadores.

18:57

RG: Eso está pasando últimamente muy seguido. Eso es algo de lo que hay que estar preocupados y al pendiente de los peleadores, porque sí son situaciones graves. Mira, Anthony, aunque yo sé que en los últimos rounds fue algo mental, donde él ya está dominado, pero él decir que quiere volver a pelear en noviembre y todo eso. Entonces, ahí no fue un caso como el de Adrien Broner o el de Ryan García, donde tienen que abandonar sus peleas, abandonar sus campamentos, donde ocupan ayuda de especialistas, ayuda psicológicamente. No creo que ese sea el caso, porque él pidió que quiere pelear, así que no creo que sea el mismo caso, pero sí tenemos que estar al pendiente porque pueden ser cuestiones graves y no quiero cometer un error, o cometamos un error, donde lo hicimos pelear sin que él quiera. Lo bueno es que él pidió pelear, no es algo que nosotros estamos diciendo “quiero que pelees”. Él pidió pelear en noviembre y si se la dan la fecha en diciembre, nosotros estamos listos para seguir trabajando si están dispuestos a seguir usando mi trabajo y venir aquí a California, porque sería lo más ideal.

P: ¿Tú estarías dispuesto a ir a otro lado a entrenarlo? Tienes tus peleadores, tienes tu gimnasio, pero ¿estarías dispuesto a dejar eso para estar con él en una pelea si él te necesita esas cuatro, seis semanas?

20:44

RG: Estuvo muy difícil estos cuatro meses que estuve allá. Lo bueno, la fortuna es que no tuve una pelea, aunque en junio peleó Jesse Rodríguez, defendió su campeonato, y yo viajé de allá de Inglaterra para Texas para la pelea, pero mi hijo y mi papá estuvieron al pendiente y llegó muy bien preparado Jesse Rodríguez, y los resultados le indicaron. Pero se me hace muy difícil que vuelva a pasar. Si me piden que regrese allá a Inglaterra, entonces tendría que ser una situación. Jesse va a pelear en la función de Canelo. Así que en septiembre, si después de esa fecha la pelea de Anthony fuera a principios de diciembre creo que sí tengo tiempo de hacerlo y no estoy ocupado con más peleadores en peleas grandes. Peleadores tengo peleando y cada fin de semana pelean, así que de que vamos a tener peleas, voy a tener el resto del año. Me refiero quizá a Jesse Rodríguez defendiendo su campeonato, José Ramírez que tenga una pelea importante. En ese caso, preferiría yo quedarme a trabajar con ellos que irme. Por eso les pedí que me gustaría más que fueran ellos los que vinieran para acá para California. Y les gustó la idea. Ahora tienen que hablar con Anthony y convencerlo qué es lo mejor que tiene que hacer porque sí es lo mejor que tienen que hacer.

Andres Cortes vs. Luis Melendez February 3 on Top Rank Card, Seeks Navarrete and All Big Names in 2023

Pregunta: Platícanos un poquito en términos generales de lo que fue la experiencia con Anthony Joshua. En términos generales, ¿qué puedes decir de la pelea? ¿cómo apreciaste tú en términos generales?

0:22

Robert García: El trabajo que hicimos en el gimnasio y cómo iba la pelea, en realidad yo pienso que el muchacho Anthony Joshua estaba haciendo lo que entrenamos, para lo que entrenamos. Estaba usando bien sus golpes de distancia el jab, el alcance.

Me hubiera gustado un poquito más solido el jab. A veces lo usaba solamente para tentar, para mantenerlo a la distancia. Muchas oportunidades donde el jab hubiera sido un poquito más sólido, pero no fue de esa manera. Yo pienso que aún así íbamos bien. La pelea iba bien hasta el round número 10 que fue lo que cambió la pelea. Los últimos tres rounds son los que nos cambian la pelea. Hasta el 9 que casi estuvimos a punto de ganar, hasta por KO quizá. Hasta el 9, la pelea, a como la llevaban los jueces, íbamos ganando. Se decidió en los últimos rounds. Obviamente, Usyk es un gran peleador, con tremendo corazón, que supo terminar fuerte, como lo hacen los campeones.

P: Ahora que pasaron cinco días, más o menos, desde esa pelea ya con cabeza fría después de meditarlo y de varias cosas, Robert. ¿Qué crees que le faltó a Anthony Joshua para ganar esta pelea?

2:00

RG: No nomás a Anthony, también a mí. Como yo lo estuve entrenando, tengo que pensar qué me faltó a mí. Yo soy un entrenador, una persona que no me gusta perder. Es lo bueno que sigo trabajando. Llegué el lunes y estoy en otras peleas que tengo mañana. Me la paso ocupado, Pero como te digo, yo pienso que íbamos bien en la pelea hasta los nueve asaltos. Pienso que como la llevaban los jueces, íbamos ganando. Podríamos haber hecho más. El jab me hubiera gustado un poquito más sólido, en vez de estar solo tocando, tirarlo un poco más sólido. El recto de derecha, él tiene mucho alcance. El jab con derecha, el 1-2 me hubiera gustado un poquito más seguido. Pero también hubiera empezado un poco más temprano. En el 9 apretamos y casi cerramos la pelea. Si hubiéramos empezado a golpear al cuerpo y poner un poquito más de presión unos 2 o 3 rounds antes, entonces quizá hubiera sido resultados diferentes.

P: Como bien lo dices, incluso hasta parecía que podía ganar hasta por nocaut.  En algún momento que él llegaba a su esquina, las indicaciones que le dabas iban en torno a eso,  de que “ya estás muy cerca, ya estás a punto de noquearlo, vamos, te falta esto o lo otro”. Pero, ¿te sentías tú con esa seguridad de que podía ganar?

3:40

RG: ¡Sí, claro! Ahí en la esquina, durante el round numero nueve, todos, yo y los muchachos decíamos “ya la hicimos, ya tenemos la pelea”. Pero nunca es hasta que suena la última campanada, porque en vez de salir dominando o vencido, Usyk salió en el 10 más fuerte que nada y fue lo que cambió la pelea.

Incluso lo mismo que yo he pensado, el peleador de nosotros, Anthony Joshua, fue el que se venció mentalmente, porque se tuvo que haber cansado en el 9, porque tiró muchos golpes y casi lo terminó. Y como decíamos, se pudo haber vaciado como decimos en México, se vació. Pero también mucho es mentalmente, porque Usyk sí pudo salir al 10 con más fuerza, con más ánimo, más ganas. Fue porque mentalmente Usyk dijo “no, este no me domina y voy a salir adelante, voy a salir más fuerte”. Y la mente de Anthony, creo que fue un poquito más débil. En vez de salir con más fuerza, lo dominó la mente y lo cansado.

P: En esta cuestión que nos platicas, en lo mental, por ejemplo, Usyk viene de todo lo que sabemos que está pasando en su país. Estuvo ahí en la guerra, venía con esa carga, con toda esa emoción, de salir. Anthony Joshua, quizás no, pero también venía con toda esa mentalidad de recuperar esos títulos, de vengar esa derrota. Mentalmente, ¿cómo juega con los boxeadores este tipo de cosas? Y creo que al final, sí, como tú dices, el que resultó más afectado fue Anthony.

5:36

RG: Todo depende de cada peleador. En esta pelea, creo que Usyk fue más fuerte mentalmente. Yo creo fue más fuerte, pues al estar a punto de ser noqueado, en vez de doblegarse. En vez de en su mente caerse, se levantó. Y levantó su mente. Y sacó más ganas de salir con la victoria. Cada peleador es diferente y eso fue en lo que dominó, fue su mentalidad, sus ganas, su deseo de demostrar a su país porque no se debe dejar vencer, por más mal que andaba en el 9, el quiso enseñarle a su país y todo lo que está pasando su país, fue un ejemplo grandísimo. Fue mentalmente lo que hizo el cambio de pelea y lo que le hizo ganar a él, su mente.

P: Después de lo que nos platicas, después del round 9, dices que todo cambia. Cuando pasa el 10, cuando pasa el 11, solamente tú tienes esas dos oportunidades, quizás para hacer despertar, o para hacer reaccionar a Joshua. ¿Qué le dices de lo que tú estás viendo en el ring, para tratar de que despierte, de que reaccione y de que al final trate de ganar esa pelea?

6:55

RG: Ya me ha pasado en experiencias anteriores, en peleas anteriores, donde ya se mira que el boxeador está vencido mentalmente, y físicamente ya agotado, mentalmente ya derrotado. Entonces ahí, por más instrucciones que uno le dé al peleador ya no te las va a escuchar, ya no te las va a querer hacer, porque él ya en su mente no puede. En esos casos, lo que hicimos con Anthony y lo que hecho con otros peleadores, es levantarlos positiva, o más bien recordarles cosas, ya no instrucciones de cómo ganar, porque él no te va a hacer caso. Tienes que levantarle el ánimo con palabras a veces de la familia, los hijos, tu país. Levantarles el ánimo de una manera, no en instrucciones porque el peleador ya está dominado mentalmente, entonces ya no te va hacer caso a las instrucciones. Ahí ya es moralmente levantarle el ánimo con palabras de la familia, del país, cosas de esa manera.

P: Insisto un poquito, pero al final, después de que analizas todo de esos últimos rounds, en el 12 ¿todavía tú creías que había alguna opción de ganar? ¿o ya lo veías muy vencido? ¿ya no dabas tú esa posibilidad, Robert?

8:28

RG: Mira, ya estaba vencido, en realidad, desde el 10 y el 11. El 10 fue un round muy grande para Usyk, así que eso cambió toda la pelea. Mentalmente ya estábamos vencidos. Pero todavía está la suerte de que conecte un buen golpe ó algo, porque en realidad pega muy fuerte Anthony. Y un golpe puede cambiar la pelea, es lo que estábamos esperando, a ver si un golpe o algo, porque estaba ya dominado mentalmente. Para mí no se dio por vencido, porque todavía luchó hasta el último segundo. Así que él también enseñó que todavía intentó, no se dio por vencido, sino no hubiera salido de la esquina, se hubiera dejado caer y ya no se para. Con un peleador, a veces así llega a pasar. Pero, él lo intento, pero ya su cuerpo y su mente ya dominada, ya no le puedo dar el resultado que esperábamos. Aún así, en ese último round estábamos luchando por levantarlo moralmente, para que sacara esas ganas, porque una pelea se acaba de un solo golpe. Así que teníamos todavía esa oportunidad de a ver si llega ese golpe, que ha he llegado a pasar en otras peleas.

P: Al final, obvio, el resultado adverso, no haber logrado el objetivo. Seguramente había cierta molestia, frustración. No sé qué realmente pasaba. La reacción de Joshua en el ring, tira dos cinturones, reconoce al ganador. ¿Platicaste con él? ¿Por qué reaccionó así Anthony Joshua, Robert?

10:14

RG: Al instante, cuando sucedió eso, yo no estaba cerca de él, y no me di cuenta cómo sucedió todo. Cuando agarró los cintos, pensé que era por felicitarlo, que quería entregárselos, porque era el campeón. Pero luego miré que se fue hacia una esquina y los aventó. Ahí sí miré un poquito falta de respeto. Pero también, después en el vestidor que hablamos, y cuando volvió a entrar al ring, y pidió disculpas. Supo que cometió un error, fue desesperación. Yo lo miré, como pensando como una manera, o como alguna excusa para la gente que estaba apoyándolo y todo, como una excusa para que la gente lo entendiera. Porque mencionó mucho que él empezó a los 18 años. Que él no empezó como los otros, que empiezan a los 8 y 10 años, que empezó un poco tarde en el boxeo, que no tuvo mucha experiencia amateur aunque fue medallista olímpico de oro. Que no fue un peleador como los que ahorita que tienen 300 peleas, él tuvo como 60, creo. Todo eso fue algo que él quiso, como para mí, al principio usar como una excusa, como que no estaba queriendo aceptar su derrota. Pero ya hablando con él en el vestidor, entendimos su frustración. Cualquiera pasa por algo así, explotó y actuó de una manera que no debe de haber actuado, pero fue algo que él entendió. En esos mismos momentos entendió, volvió entrar al ring, pidió disculpas y después ya todo terminó bien.

WBC President closes door to Beterbiev vs Bivol!

P: En esos momentos, o después de que ofrece esa disculpa, ya más tranquilo él en el vestidor, ¿tú cómo lo analizas, Robert? ¿cómo estaba él mentalmente después de esta derrota? Ya lo había digerido, ya se había disculpado. ¿Cómo lo veías tú o cómo fue la plática con él?

12:27

 

RG: En ocasiones, estar así en el vestidor cambiándose, sí se le miraba la frustración a ratos. No creía que perdió, él no quería perder, obvio yo lo conozco, no quería perder Y como que todavía estaba un poquito molesto de que perdió, pero luego luego lo tranquilizábamos. Y cuando entró el promotor Eddie Hearn al vestidor, a estar con nosotros un rato, una cosa que me gustó, y creo que hizo lo correcto Anthony, pidió que quería pelear pronto. Él pidió pelear en noviembre, y le dijo Eddie que podía hacérsela una pelea en diciembre, no noviembre, y para mí es mejor diciembre que noviembre. Pero él dijo “Yo quiero pelear lo más pronto posible, porque no quiero terminar como perdedor, quiero regresar pronto para ganar, porque no me gusta perder”. Ahí, fue algo  de un gran guerrero, que me gustó que haya dicho eso, porque por lo regular un peleador con una pelea difícil, quiere descansar 4, 5, 6 meses sin hacer nada, y después empezar a entrenar, pelear 8 o 10 meses después. Pero él dijo “quiero pelear en noviembre”.

P: ¿Esa fue al última vez que lo escuchaste o hablaste con él, o en estos dos últimos días has hablado con Anthony ya que estabas tu acá en Estados Unidos?

 

14:42

RG: Ya que me vine ya no he hablado con él. Ahí en el vestidor fue la última vez que lo miré. Ya cuando me vine el día después de la pelea, que regresaba a Estados Unidos, ya nomas por teléfono fue cómo nos despedimos, pero no fue ya en persona. Pero al ver la reacción, ahí en el vestidor, él entendió que le dolió la derrota quiera regresar pronto, eso es una buena señal. Ya en el teléfono, cuando me despedí me dijo “me voy a preparar para diciembre, para planear un buen campamento”.

Y ya le dije a él y a todo el equipo, que para mí lo más correcto, es que vinieran a California a mi gimnasio a prepararse aquí 8 semanas antes de la pelea. Yo le dije “mientras tú estás entrenando, con seis a ocho semanas es lo único que necesito para un buen campamento. Necesito que estés alrededor de más peleadores, más campeones. Quiero que tengas más peleadores con quien competir, aunque son del mismo gimnasio, pero tienen que competir. Tienes que querer ser mejor que todos, y ellos quieren ser mejor que tú, así que les va a servir a todos”. Ese entrenamiento dónde están compitiendo, no se quieren dejar uno y otro. Y eso es lo que le falta a él también en el gimnasio donde haya más peleadores, donde haya más peleadores campeones del mundo, donde él también quiera ser mejor que ellos. Porque sus campamentos siempre han sido solo, lo hace él solo. No tiene más peleadores con quién entrenar, donde haya ánimo, donde haya sparring, donde haya competencia y pienso que eso le serviría mucho. Les dije que les aconsejo, no es la única manera, que tiene que ser así. Pero les dije, yo soy gente del boxeo y les dije, “creo que es lo que les hace falta, es estar en el gimnasio donde tenga retos, donde tenga competencia, dónde los mismos muchachos y compañeros de él lo empujan a más y más. Y eso ayuda mucho a un peleador”.

P: Tu le comentaste esto, ¿y cuál fue su reacción o respuesta? ¿crees que estaría dispuesto a irse allá a Estados Unidos a prepararse seis, ocho semanas?

17:08

RG: Me encantaría. Todos los demás que están en el equipo, los manejadores, los asistentes, todos están de acuerdo. Yo hablé muy bien con todos ellos, antes de salir y todos están de acuerdo en que sí es lo que ocupa. Y todos me dijeron “vamos a hablar con él, y lo tenemos que convencer porque es lo mejor que puede hacer”. Y al final, él puede tomar una decisión diferente pero eso ya hasta ahora no se ha sabido qué va a decidir. Pero todos estuvieron de acuerdo qué es lo mejor que tiene que hacer, salirse de allá, venirse a California y tener los entrenamientos como yo les explique. Ojalá lo haga, porque ese muchacho está joven todavía, no fue noqueado, no está lastimado. Así que ocupa agarrar, yo pienso que le serviría mucho estar compitiendo con peleadores como los que tengo en mi gimnasio. O sea y que quiera hacer lo que ellos hacen, que no se domine mentalmente a que diga “hoy ya hice suficiente ya acabé”. No, que los otros muchachos le digan “no, falta más, tenemos que terminar, que se empujen el uno al otro”.

P: Ahora que hablas mucho de lo mental, obvio no le pasó a él, pero ha habido otros peleadores que con estas cuestiones mentales, han estado batallando. Algunos para dejar peleas como le pasó a Adrien Broner, como le pasó a Ryan Garcia. Esta situación ahora con Anthony Joshua es diferente, pero al final estamos hablando de problemas mentales que pueden estar atravesando los boxeadores.

18:57

RG: Eso está pasando últimamente muy seguido. Eso es algo de lo que hay que estar preocupados y al pendiente de los peleadores, porque sí son situaciones graves. Mira, Anthony, aunque yo sé que en los últimos rounds fue algo mental, donde él ya está dominado, pero él decir que quiere volver a pelear en noviembre y todo eso. Entonces, ahí no fue un caso como el de Adrien Broner o el de Ryan García, donde tienen que abandonar sus peleas, abandonar sus campamentos, donde ocupan ayuda de especialistas, ayuda psicológicamente. No creo que ese sea el caso, porque él pidió que quiere pelear, así que no creo que sea el mismo caso, pero sí tenemos que estar al pendiente porque pueden ser cuestiones graves y no quiero cometer un error, o cometamos un error, donde lo hicimos pelear sin que él quiera. Lo bueno es que él pidió pelear, no es algo que nosotros estamos diciendo “quiero que pelees”. Él pidió pelear en noviembre y si se la dan la fecha en diciembre, nosotros estamos listos para seguir trabajando si están dispuestos a seguir usando mi trabajo y venir aquí a California, porque sería lo más ideal.

P: ¿Tú estarías dispuesto a ir a otro lado a entrenarlo? Tienes tus peleadores, tienes tu gimnasio, pero ¿estarías dispuesto a dejar eso para estar con él en una pelea si él te necesita esas cuatro, seis semanas?

20:44

RG: Estuvo muy difícil estos cuatro meses que estuve allá. Lo bueno, la fortuna es que no tuve una pelea, aunque en junio peleó Jesse Rodríguez, defendió su campeonato, y yo viajé de allá de Inglaterra para Texas para la pelea, pero mi hijo y mi papá estuvieron al pendiente y llegó muy bien preparado Jesse Rodríguez, y los resultados le indicaron. Pero se me hace muy difícil que vuelva a pasar. Si me piden que regrese allá a Inglaterra, entonces tendría que ser una situación. Jesse va a pelear en la función de Canelo. Así que en septiembre, si después de esa fecha la pelea de Anthony fuera a principios de diciembre creo que sí tengo tiempo de hacerlo y no estoy ocupado con más peleadores en peleas grandes. Peleadores tengo peleando y cada fin de semana pelean, así que de que vamos a tener peleas, voy a tener el resto del año. Me refiero quizá a Jesse Rodríguez defendiendo su campeonato, José Ramírez que tenga una pelea importante. En ese caso, preferiría yo quedarme a trabajar con ellos que irme. Por eso les pedí que me gustaría más que fueran ellos los que vinieran para acá para California. Y les gustó la idea. Ahora tienen que hablar con Anthony y convencerlo qué es lo mejor que tiene que hacer porque sí es lo mejor que tienen que hacer.